¿Un último baile?

Orquesta sonando, Champagne frío.

 

Música de piano con un acorde que se repite mucho. Evoca las olas del mar o la lluvia.

_

Ven Isa, quiero hablar contigo

Salimos a la penumbra de una balconada del casino, se oía el jardín y se olían las olas. El mundo se paró para mi. Sabía que aquello era un drama pero…  Estaba viviendo un drama en primera persona, estaba muy excitada pero no quería estropear el momento. ¡DRAMA! ¡DRAMA! Mi hermana sabría la verdad y yo sería testigo. ¡Era mejor que la misma radio! ¡Era teatro!

Me lo imaginé mientras ocurría así: Sube el telón – Se hace el silencio – salen a escena dos personajes…

– Isa, te queremos y nunca has sido una vergüenza para esta familia. Yo te quiero y te he cuidado como si yo fuera tu madre, nunca debes dudar de eso. Colette siempre te ha querido, incluso más que yo. No lo hemos sabido hacer mejor, nunca es fácil para las mujeres…

– Mamá, no pasa nada, siempre lo he sabido.

– ¿Desde cuando?

– No sé, desde siempre…

– Y ¿por qué no has dicho nada?

– Bueno, verás…

Jazz francés vintage. Acordeón y percusión, ritmo muy marcado con una guitarra con la melodía.

… pues… verás, aquí presente Agustina de Aragón – mi hermana – parecía que le hiciera más feliz que a mi pensar que era una hija ilegítima… así que pensé que le daría valor para afrontar la defensa de Zaragoza contra las tropas francesas.

Mamá, incrédula ante las escena – ¿Cómo os he educado? ¿Qué he hecho yo para merecer dos hijas así de salvajes?

– Como madre deberías saber que es muy duro perder un hijo – esta era yo.

Mamá – Agustina…

Agustina, qué sigo siendo yo – ¡Nada más que de tifus y tras una batalla! (tono dramático, dramático mal, mala actriz)  ¡Mi hijo murió… en la huida!

Mamá, muerta de vergüenza como si todo el Grau estuviera escuchando esta conversación- Venga, volvamos al baile…

Isaora – ¿Podemos beber champagne?

Mamá, tras respirar hondo – Si pudiera, yo misma bebería champagne esta noche hasta olvidar que tengo dos hijas.

Yo, Agustina de Aragón – ¿Estas dos hijas de ahora o las dos de antes…?

Mamá me miró con los ojos del mismo infierno, me dió la risa, la ahogué.

Isaora – ¿Eso es un sí?

Mamá – Eso es un no.

Yo, sin voz, sólo moviendo los labios hacia mi hermana – Tranquila, tengo un plan…

Isaora, del mismo modo – Lo sé.

Yo ( ) – ¿Cómo lo sabes?

Isa ( ) – Porque siempre tienes uno …

Espero que a partir de aquí, disfrutes cada día como si fuera el primero del verano y septiembre estuviera muy, muy ,muy, pero que muuuy… lejos…

Besos y abrazos

Vincent Moustache

...
Back

Your cart

0

No products in the cart.

Total
0
Checkout
Empty

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

error: